¿Tienes un negocio? Entonces tienes una marca

Durante los últimos años muchas pequeñas empresas y esforzados emprendedores han huido como de la peste de todo aquello que suene a publicidad, marketing y comunicación tradicional, porque de alguna forma han sentido que se les vendía humo, los presupuestos eran excesivos para su economía o las acciones que se planteaban, aunque útiles en el pasado, ahora eran ineficaces. Una cosa es la liga en la que juegan las grandes multinacionales y otra muy distinta la realidad de la calle y de los pequeños negocios.

Todo esto de las marcas y del branding pudiera parecer que no es relevante y está desconectado del día a día de las pequeñas empresas.  Muchos emprendedores tienden, de forma natural y comprensible, a dedicar una gran parte de su tiempo a resolver un montón de cuestiones que consideran necesarias para la viabilidad del proyecto, y dejan para más adelante la construcción de la marca y de la identidad, como si fuera una cuestión puramente cosmética.

Sin embargo, a pesar de que es cierto que hay muchos otros aspectos de tu negocio que son importantes, lo que trasmitirá a los consumidores es de vital importancia para la supervivencia del mismo.

Vivimos en un mundo enormemente saturado de servicios y ofertas, en donde como dice Marty Neumeier (Experto en innovación, estrategia y branding. Director de Transformación en Liquid Agency), “solo la diferenciación radical te permitirá sobrevivir”. Son los consumidores y no las empresas quienes deciden qué marcas sobreviven y cuáles no.

Pero lo verdaderamente cierto es que tienes una marca que habla de ti, aunque no le des importancia o no seas muy consciente de lo que transmite y como es percibida por la audiencia. Tu proyecto o negocio tiene unas características determinadas, lo has pensado de una forma concreta y no de otra, en tu cabeza se ha estructurado siguiendo un sentir único, las horas que has invertido en ir solucionando los problemas que se han ido presentando te han conformado una imagen concreta que envía un mensaje determinado a tus clientes.

La cuestión es, y esto es lo verdaderamente relevante, si todos esos valores están en línea con lo que demanda la sociedad, son los más adecuados para relacionarte con los consumidores o son los que tú quieres para relacionarte con los demás.

Las pautas para construir una gran marca son exactamente las mismas para una empresa de reconocido prestigio que para una pequeña empresa, la diferencia estriba en que la mayoría de los pequeños negocios no aplica de forma sistemática las estrategias de marca. Seguramente todos tenemos en mente pequeños negocios que hacen las cosas realmente bien y a los que auguramos un futuro prometedor.

Trabajar de forma profesional y sistemática todo aquello que transmite tu negocio a los demás supondrá una diferencia importante respecto a tu competencia y te posicionará en un lugar de ventaja.

Recuerda: construir un negocio exitoso y fuerte, es construir una marca fuerte.

Te proponemos tres pasos esenciales para construir una marca que los clientes no olvidarán fácilmente:

1.- ESCUDRIÑA EN LO ESENCIAL

Para poder construir una marca poderosa debemos pararnos a reflexionar sobre qué hacemos y por qué lo hacemos, contestarnos a nosotros mismos sobre cuál es nuestra labor o actividad en el mercado.

¿Quiénes somos?
¿Qué hacemos?
¿Cuál es nuestro negocio?
¿A qué nos dedicamos?
¿Cuál es nuestra razón de ser?
¿Quiénes es nuestro público objetivo?
¿Cuál es nuestro ámbito geográfico de acción?
¿Cuál es nuestra ventaja competitiva?
¿Qué nos diferencia de nuestros competidores?
¿A quien le interesa nuestro producto y por qué?
¿Cómo son nuestros clientes?

La respuesta a estas preguntas constituirá el material necesario para tener una idea clara de nuestra misión de marca o en otras palabras, por qué y para qué existimos. Tener la misión de marca bien definida ayuda enormemente a establecer las acciones que realizaremos en el futuro. Nos permitirá planificar y establecer las prioridades de forma coherente e ir alcanzando los objetivos que nos planteemos, además nos permitirá conectar emocionalmente a todos los integrantes de la empresa y a los clientes.

2. DESCUBRE TU IDENTIDAD Y DIFERENCIATE

Lo decíamos en el párrafo anterior y lo volvemos a repetir, “solo la diferenciación radical te permitirá sobrevivir”. Tu empresa debe diferenciarse claramente de las demás, por eso es tan importante contestar a las preguntas anteriores, solo sabiendo lo que somos y lo que significamos estaremos en condiciones de establecer nuestra identidad y tomar el rumbo correcto en su construcción.

Debemos conectar con todo aquello que nos movilizó e hizo que pusiéramos en marcha nuestro negocio. Esos valores, esas características, han de conformar el ADN de nuestra identidad. La personalidad de tu marca y la tuya deben de coincidir o estar en concordancia. De otra forma te será muy difícil mantener en el tiempo una identidad en la que no crees y que poco tiene que ver contigo.

La coherencia y la diferenciación te situaran en un lugar de ventaja con lo que lograras:

Que aquellos clientes que se interesen por tu producto o servicio estén en sintonía con lo que haces y con lo que eres, siendo la primera opción para ellos.
Que tus servicios sean percibidos como únicos y por lo tanto no entrarás en una guerra de precios.
Que tus clientes, al tener una relación basada en la sintonía, atraigan a otros que también valorarán lo que ofreces.

3. CONSTRUYE TU MARCA

Una vez que lo tengas claro los puntos anteriores puedes pasar a construir tu marca. Invierte en la identidad visual de tu empresa. Normaliza todas las piezas de comunicación y la forma en la que interactuarás con tu audiencia (tarjetas , emails, sobres, facturas, etc.). Uno de las razones por las que una marca puede resultar poco llamativa y poco eficaz es porque se es poco riguroso en este sentido y por lo tanto la marca de diluye en la mente de los usuarios.

Tampoco te obsesiones con lograr la identidad de marca perfecta. No es posible y según evolucione tu negocio también tendrá que evolucionar. Márcate unos mínimos, lánzate al terreno cuanto antes y toma las decisiones correctas.

Normalmente cuando se contrata a un profesional para la realización de una identidad corporativa se presentan varias opciones posibles. Elige la que más se adecue a tu negocio y a tu personalidad y se constante y coherente con su uso y aplicación.

En próximas entradas abordaremos como realizar todo este trabajo paso a paso para no perderse y poder construir la marca que deseas.

Si crees que hay algún elemento importante que se nos ha olvidado cuéntanoslo, estaremos encantados de publicarlo.

Foto: Dmitry Nucky Thompson

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Bahay Diseño y Comunicación
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de CDmon dentro de la UE. Ver política de privacidad de CDmon (https://www.cdmon.com/es/contratos/aviso-legal-y-politica-de-privacidad-de-datos).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.