¿Cuánto tiempo llevas buscando el nombre perfecto para tu empresa? Te contamos el método de “los tres pasos y los tres círculos”

Si estás leyendo este texto es porque probablemente has buscado en internet información que te ayude a encontrar el nombre perfecto al negocio que estás creando. También te habrás dado cuenta de que poner un nombre no es una tarea fácil. Un nombre bien puesto puede facilitar enormemente la labor de difusión de tu negocio, tanto es así que hay empresas que se dedican única y exclusivamente a esa tarea. Por el contrario, un nombre mal puesto, puede ser un problema a largo plazo y constituir un verdadero lastre para tu proyecto.

Con este post vamos a explicarte el método de “los tres círculos y los tres pasos”.

El genial Miguel Ángel, refiriéndose a sus esculturas, decía que la figura tallada estaba ya dentro del bloque de piedra, el solo se limitaba a quitar lo que sobraba.

Salvando las distancias entre la genialidad de uno de los más grandes artistas de todos los tiempo y el tema que nos ocupa, el nombre de tu empresa está ya implícito en la actividad que desarrollas, en su ADN. Lo único que hay que hacer es permitir que surja eliminando todas aquellas opciones que no ayudan a construir una marca poderosa y memorable.

Para ello el método de “los tres pasos y los tres círculos” es una herramienta que te permitirá sacar a la luz, de forma sencilla, el nombre idóneo para tu empresa. A nosotros nos ha funcionado eficazmente en los casos en donde hemos desarrollado el naming a nuestros clientes.

Para ello necesitarás una hoja de papel grande, un A3 será suficiente, divídelo en tres zonas más o menos iguales, aquí puedes descargarte una plantilla ya hecha (pulsa aquí), pero si quieres puedes hacerlo a tu gusto.

(Pulsar en la imagen para ver correctamente)

PASO UNO

La primera zona constituye el primer paso del método, hacer un análisis estratégico de tu empresa.

Para poder ponerle nombre a algo debemos saber de que se trata y en que consiste ese algo, por lo tanto debemos de ser capaces de describirlo con exactitud. Contesta a las siguientes preguntas de forma rigurosa, usa el vocabulario más acertado y apunta todos los conceptos y palabras que sean necesarios para describir tu negocio o proyecto de forma detallada. De esta manera se irá mostrando ante ti un mapa de palabras y conceptos que serán de gran ayuda más adelante.

ANÁLISIS ESTRATÉGICO

Sobre la empresa
¿Qué haces?, ¿en qué consiste tu empresa?
¿Cuál es la misión de tu empresa? ¿qué valores la rigen?
¿Qué servicios o productos ofreces a tus clientes?
¿Cuál es la razón por la que tus posibles clientes te comprarían a ti y no a la competencia?
¿Qué eslogan te definiría?
¿Cuál es tu propuesta de valor?
¿Cuál es tu punto fuerte?

Sobre tu público
¿Cuál es tu público objetivo?
¿En qué países operará? ¿en qué lenguas?
¿Qué servicios o productos ofreces?
¿Qué beneficio obtiene el cliente de tu servicio o producto?
¿Qué necesidad cubres o qué problema resuelves?

Sobre la competencia
¿En qué mercado competirá tu marca?
¿Cuál es tu competencia principal?
¿Cuáles son tus referentes y por qué?
¿Cuáles son los valores por los que se distingue tu competencia?

SEGUNDO PASO

El segundo paso del método consiste en dibujar tres círculos grandes que interseccionen entre sí, e iremos poniendo en su interior los posibles nombres para tu empresa (ver gráfica).

Círculo de nombres generados por tipos
Ahora podemos empezar a generar nombres. El primer círculo consiste en hacerlo explorando los distintos tipos de naming que se pueden elaborar hoy en día. De cada tipo escribe al menos cinco nombres se te ocurran, ayúdate del análisis estratégico que acabas de hacer. En este momento no te preocupes si son buenos o malos, deja volar la imaginación, más adelante descartaremos los que no sean adecuados.

Nombres descriptivos: explican en qué consiste tu negocio de una forma más o menos literal.
Nombres por asociación: se recurre a asociaciones mentales. Bien usado puede dar nombres muy eficaces.
Nombres por beneficio: hacen referencia al beneficio que aporta la marca.
Nombres inventados: no tienen ninguna relación con la actividad de la empresa o pueden no significar nada.

Ten en cuenta que en este círculo estarán seguramente los nombres más obvios o más evidentes, pero es importante hacer este trabajo, ya sea para descartar o para encontrar conceptos en los que se puede basar el nombre final de tu empresa.

Círculo de nombres generados por técnicas
El segundo círculo consiste en generar nombres ayudándonos de las técnicas más usadas en la elaboración de nombres de empresa. Tanto en el apartado anterior como en este, si conocieras algún tipo o técnica que no este en la lista inclúyela sin ningún problema.

1. Nombres onomatopéyicos: La onomatopeya es la imitación lingüística o representación de un sonido natural o fenómeno visual. Algunos ejemplos típicos son: «boom», «pam», «toc»,«clic»,«pum»,«zigzag». Este tipo de nombres dan mucho juego desde el punto de vista creativo y de marketing (ejemplo: Miau. Comida para gatos).

2. Nombres propios: Se trata de usar nombres propios de personas que por su historia y relevancia aporten un significado especial (ejemplo: Tesla. Vehículos. Nicolas Tesla fue un inventor, ingeniero mecánico, eléctrico y físico que se le conoce por sus numerosas invenciones a finales del siglo XIX y principios del siglo XX). En este apartado conviene tener especial cuidado de no utilizar nombres con los que podamos incurrir en un delito de uso indebido.

3. Palabras en otros idiomas: Es un recurso muy utilizado y no por ello menos eficaz (ejemplo: Camper. Zapatos).

4. Nombres que son casi frases: Normalmente cuatro o cinco palabras que constituyen una declaración de intenciones (ejemplo: Dos folios y medio. Consultora de comunicación y relaciones públicas).

5. Nombres con prefijos y sufijos: Los prefijos y sufijos son elementos gramaticales que se añaden a una palabra y alteran el significado de la misma. Los construiremos añadiendo a una palabra clave de nuestra primer circulo un prefíjo o sufijo que enriquezca el significado final (ejemplo: Cultivalia. Huertos de ocio).

6. Números: Mezclar palabras con números da muy buenos resultados y suele ser una forma eficaz de hacer que la marca sea fácilmente recordable (ejemplo: Xbox 360. Consola de videojuegos).

7. Nombres por yuxtaposición: Combinar y yuxtaponer conceptos que respondan a las preguntas del análisis estratégico, por ejemplo ¿Cual es el sector en el que operas? y ¿qué aportas? (ejemplo: Duracell. Pilas alcalinas).

8. Palabras escritas de otra forma: Palabras comunes escritas modificando alguna de sus letras o añadiendo elementos de otro idioma (ejemplo: VistaPrint. Impresión digital).

9. Acronimos: Siglas que se pronuncian como una palabra y acaban por incorporarse al léxico habitual (ejemplo: Láser. Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation).

10. Fuera de contexto: Cuando usamos una palabra de otro campo semántico de tal forma que se distorsiona el significado original (ejemplo: Bull. Ordenadores personales)

11. Nombres sonoros: Aquellos que suenan bien y son agradables de decir y pronunciar (ejemplo: Nike. Ropa y artículos deportivos).

Círculo de validación del nombre

En este círculo están escritas las condiciones mínimas que debe cumplir el nombre para asegurarnos su éxito, y es en este punto, donde empezamos a ver con claridad el enorme potencial del método “los tres pasos y los tres círculos”.

De todos los nombres que hemos creado, los que cumplan las condiciones del círculo de validación podrán ocupar la zona de intersección entre el círculo de valoración y el círculo al que pertenecen. De este modo, y de una forma muy clara, podrás tener una visión de los mejores nombres (ver gráfica).

Aquellos que se encuentran en la intersección son probablemente nombres de éxito.

El círculo de validación se compone de los siguiente puntos (como en el paso anterior, si hay algún punto que consideras importante que deba cumplir tu marca, añádelo a la lista e inclúyelo en el proceso):

1. ¿Es diferente? Si no es diferente no vale. Así de duro. Tu empresa tiene que abrirse paso entre una jungla de marcas, darse a conocer al público, destacar entre una competencia feroz. Si no te distingues desde el principio ¿por qué contratarte a ti y no a otro? Tu nombre tiene que diferenciarse claramente de otras marcas, sobre todo de la competencia.

2. ¿Es fácil de recordar? Realmente esta premisa es esencial, si tu nombre es llamativo pero tus potenciales clientes no pueden recordarlo estarás en la misma situación de desventaja que en el punto anterior. La brevedad del nombre suele ser un factor que permite un mejor recuerdo (tres o cuatro sílabas como máximo).

3. ¿Es coherente con los valores de tu marca? El nombre debe estar en sintonía con lo que haces y ofreces. Debe ser apropiado para tu negocio. Tu publico objetivo no debe de percibir desajustes que le puedan hacer desconfiar o descartarte como opción valida.

4. ¿Puede tener asociaciones indeseadas? En ese caso te recomiendo que descartes la propuesta. Algunas asociaciones pueden ser muy perjudiciales y nos obligarán a invertir recursos humanos y económicos en desactivarlas. El día a día de una empresa ya es lo suficientemente complicado como para tener que dedicar esfuerzos y recursos en luchar contra ti mismo.

5. ¿Se pronuncia y escribe con facilidad?, ¿es agradable de escuchar y de decir? Tener que repetir el nombre varias veces porque la gente no lo entiende o tener que deletrearlo para que otra persona lo pueda escribir bien es un mal comienzo. Eliminar esas barreras, es lo más sensato.

6. ¿Contiene símbolos extraños o es demasiado largo? Piensa que tendrás que tener una dirección web, perfiles en redes sociales, etc. Tener símbolos imposibles de escribir o de difícil reconocimiento en internet será un problema. Recuerda que tener una dirección demasiado larga también te puede generar inconvenientes.

7. ¿El dominio y las redes sociales están disponibles? No es un problema menor, un dominio extraño o una dirección difícil de encontrar te resta oportunidades. Si en el proceso de buscarte, un potencial cliente, encuentra antes a tu competencia, se ira con ella.

8. ¿Se puede registrar la marca? De nada servirá todo el trabajo si al final no puedes proteger tu marca. Consulta en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

TERCER PASO

Ya tenemos una relación de nombres, todos ellos serían candidatos posibles, pero ahora tenemos que elegir uno. En Bahay pensamos que hay una serie de elementos o conceptos que son subjetivos pero que es importante tener en cuenta.

Para facilitarte la tarea de elección te proponemos que a la derecha de los círculos hagas una tabla de coordenadas con los nombres seleccionados y las variables que a continuación te detallamos. Puntúa cada nombre y cada variable de uno a diez, la opción más puntuada será el nombre ganador.

Emotividad: no te olvides que los nombres que son capaces de emocionar funcionan mejor. Todo aquello que emociona no deja indiferente, y por lo tanto, es más fácil de captar, recordar y compartir.

Potencia: ¿el nombre funciona por si mismo?, ¿podría ser suficiente para crear una campaña de marketing basada solo en el nombre?, ¿da pie a contar una historia?.

Personalidad: ¿su apariencia es buena?, ¿es reconocible por la gente como caballo ganador?, ¿luce bien para casi todo el mundo?.

Sonoridad: ¿es agradable al oído y fácil de pronunciar?, ¿resulta cómodo compartirlo con los demás?, ¿hablar de él?.

Originalidad: ¿es novedoso?, ¿destaca entre los demás?.

Adaptabilidad: ¿es fácilmente adaptable a tu estrategia de empresa?, ¿puede representar a tu empresa en todas las ocasiones?, ¿es sugerente e induce a saber más?

CONCLUSIÓN
Hemos llegado al final. Solo queremos añadir que en ocasiones todo el proceso es muy rápido y en pocos minutos surge el nombre perfecto, en otras conviene tomarse un tiempo y retomar el trabajo en días sucesivos. Te recomendamos no apresurarte, muestra el nombre a tus amigos, familiares y contactos, la respuesta que obtengas de ellos te marcara un poco el camino a seguir. Esperamos que este método te sea útil.

Si lo usas cuéntanos como te ha ido, estaremos encantados de escuchar tu opinión y si tienes cualquier duda escríbenos. Suerte!!

Foto: Marcus de Paula. Unsplash

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Bahay Diseño y Comunicación
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de CDmon dentro de la UE. Ver política de privacidad de CDmon (https://www.cdmon.com/es/contratos/aviso-legal-y-politica-de-privacidad-de-datos).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.