¿Qué quieres que haga tu audiencia cuando llega a tu página web?

 

Una de los problemas a los que las pequeñas empresas y emprendedores se enfrentan bastante a menudo es lo que llamamos amistosamente “web Transformers”, termino con el que nos referimos a webs que se convierten en otra cosa completamente diferente a lo que inicialmente eran, como los famosos juguetes Transformers (vehículos que poseían la capacidad de transformarse en robots).

Quizás has experimentado con tu web algo similar al verte obligado a implementar cambios significativos que inicialmente no estaban previstos, lo que ha hecho que pierdas el foco y no tengas claro el objetivo. Quizás, por culpa de todas esas modificaciones y a pesar de llevar meses trabajando, tu web no se encuentra aún operativa.

Sea como sea, lo que en principio iba a ser una cosa sencilla se ha ido complicando paulatinamente, nos hemos perdido en detalles irrelevantes, hemos ido añadiendo apartados e información sin control y lo que tenemos hasta ahora es un batiburrillo de cosas que de momento solo nos han generado gastos… Sí, efectivamente, nos encontramos frente a una web Transformers.

Probablemente también has escuchado todo tipo de consejos que de alguna forma han incrementado tu confusión, unos nos dicen que lo importante es el código, con un HTML y CSS depurado que cumpla los estándares de calidad W3C, otros nos cuentan que lo más importante es el SEO, que todos nuestros esfuerzos deben de recaer en mejorar la visibilidad de nuestro sitio web en los buscadores, y algunos nos cuentan, que sin un gran diseño estamos condenados al fracaso

Cientos y cientos de consejos en direcciones a veces contradictorias: crea un blog, manda newsletters, haz estudios de mercado, realiza encuestas, pon un catálogo con todos tus productos y referencias, compra determinada plantilla, implementa no sé que pluying y un larguísimo etcétera.

Nos obsesionamos por tener nuestra web en marcha y cumplir las recomendaciones de los expertos y se nos olvida lo fundamental ¿Cuál es el objetivo de tu página web? y ¿qué queremos que haga la audiencia cuando llega a nuestra página?

En cuanto respondemos a estas preguntas todo parece mucho más fácil. El atasco en el que nos encontrábamos desaparece y somos capaces de empezar a construir nuestra web en la dirección adecuada. Es decir, nuestra estrategia de marketing online vendrá determinada por nuestro objetivo.

Los siguientes ejemplos ayudan a entender lo anteriormente expresado y siempre funcionan como una cadena lógica tipo: negocio – objetivo – plan de acción.

  1. Si tienes una tienda de ropa, un objetivo podría ser que los clientes visiten tu tienda física. Para ello, lo que queremos que hagan los clientes podría ser que se descarguen un cupón de descuento para canjear in situ.
  2. Si eres un profesional independiente, tu objetivo podría ser establecer un contacto más directo con tus posibles clientes. Para ello, lo que queremos que haga la audiencia, es solicitar un presupuesto, lo que facilita un dialogo.
  3. Si eres una empresa de servicios, tu objetivo podría ser construir una amplia base de datos para desarrollar un labor de Marketing online. Para ello lo que queremos que haga la audiencia es darse de alta en una newsletter.
  4. Si tienes una marca, tu objetivo puede ser crear notoriedad y fidelidad al visitante. Para ello, lo que queremos que haga la audiencia es participar en un concurso con premios de la marca.

Los objetivos marcados y las estrategias establecidas pueden ser muy diferentes y variadas, pero la relación entre unos y otros es directa, y por lo tanto resulta mucho más fácil establecer acciones y contenidos adecuados.

En la respuesta a estas preguntas debemos tener en cuenta dos premisas importantes:

1.- Internet ha evolucionado notablemente, no podemos aplicar soluciones del pasado a la audiencia de hoy

Ahora mismo hay más de mil millones de páginas webs en el mundo y la cifra crece de forma vertiginosa. Se calcula que habrá unos tres mil millones y pico de usuarios y que se mandan diariamente más de ciento diecisiete mil millones de correos electrónicos. En Google se hacen dos mil millones de búsquedas diarias (internetlivestats.com).

Lo cierto es que las cifras impresionan. Desde que en la década de los 80 el protocolo TCP/IP permitiera a cualquier ordenador conectare a la la World Wide Web, Internet ha cambiado mucho y nos ha cambiado a nosotros.

Desde la aparición de la web 1.0 (el internet primitivo), caracterizado principalmente por ser unidireccional y realizado sobre contenidos estáticos y con diseños muy pobres por la falta de herramientas y capacidades. Pasando por la web 2.0 (el internet de las redes sociales), en donde los usuarios pueden interactuar y colaborar entre sí generando autenticas comunidades virtuales. Hasta llegar a la web 3.0 (el internet semántico). En la que se facilita la accesibilidad de las personas a la información sin depender de los dispositivos. Es la web de la nube, más intuitiva y humanizada, en donde se elimina la necesidad de disponer de sistemas operativos complejos y grandes discos duros para almacenar información.

Todo esto nos indica como es actualmente nuestra relación con internet. Por lo tanto construir una web bajo los parámetros de de la web 1.0 resulta anacrónico y carente de sentido.

2.- Tu web es una herramienta, ponla a trabajar para ser rentable desde el minuto uno

Nuestra web debe de ser una herramienta eficaz que nos ayude desde el minuto uno, si estamos empezando con nuestro negocio quizás sea interesante centrase en construir algunas “landing pages” que nos permitan captar potenciales clientes sin dispersar a nuestra audiencia, sobre todo cuando no tenemos muy claro si la actividad a la que nos vamos a dedicar interesa realmente y si el público está dispuesto a pagar por lo que ofrecemos.

Las “landing pages” o páginas de aterrizaje, eliminan cualquier distracción, se centran en lograr una acción determinada y registros de calidad, y por lo tanto los resultados son fácilmente medibles. Nos permiten montar una campaña de Adwords y hacer A/B testing para ver que opciones resultan mejor. Con ellas ponemos todo nuestro esfuerzo en lograr nuestro objetivo.

En definitiva se trata de poder extraer desde el minuto uno información valiosa sobre nuestro negocio y validar nuestro modelo de forma inmediata, algo imprescindible antes de ponernos a construir una web compleja que no sabemos a donde nos llevará.

Como decíamos al principio de este post, solo tenemos que contestar dos preguntas y ser rigurosos en la aplicación de las respuestas.

Nunca como hoy había sido tan fácil deshacerse del problema de las “Webs Transformers”.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Bahay Diseño y Comunicación
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de CDmon dentro de la UE. Ver política de privacidad de CDmon (https://www.cdmon.com/es/contratos/aviso-legal-y-politica-de-privacidad-de-datos).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.