Tus campañas de email marketing pueden ser más productivas

Seguro que desde hace tiempo utilizas el correo electrónico como una herramienta importante de tu marketing online y tienes clara la importancia del email marketing. Probablemente ya has realizado algunas campañas (con mejores o peores resultados) y nadie tiene que explicarte que una dirección de correo “de calidad” es un verdadero tesoro.

Muchas empresas y negocios han tenido que aprender sobre la marcha que significa todo esto del email marketing, lo que se puede y no se puede hacer…, gastando mucho dinero, tiempo y esfuerzo.

La presión de la cuenta de resultados, la dinámica en la que estamos sumergidos las empresas y negocios, junto a la necesidad de atender los múltiples compromisos diarios, nos lleva a repetir vicios o errores que son fácilmente subsanables.

Simplemente con realizar ciertos ajustes podremos mejorar notablemente los resultados de nuestras campañas. Tus campañas pueden ser más productivas teniendo claro algunos conceptos y siendo más constantes y rigurosos en algunos aspectos.

ESTABLECE UNA ESTRATEGIA

Sí, otra vez más con la estrategia a cuestas… Lo cierto es que apresurados por lanzar nuestras campañas y conseguir resultados inmediatos se nos olvida cuáles son nuestros objetivos, o lo qué pretendemos más allá (obviamente) de vender más.

Es imprescindible trazar un plan de acción que este integrado en la estrategia general de marketing online, una vez trazado ese plan podremos profundizar en las diferentes acciones encaminadas a cubrir los objetivos (aumentar la confianza de los posibles clientes, que nuestra audiencia conozca mejor nuestros productos o servicios, ampliar el tráfico a nuestra web, lograr leads de calidad, etc.).

LIMPIA TU BASE DE DATOS

Está claro que tener 10.000 direcciones de personas que no están interesados en nuestro productos o servicio no nos sirve de nada.

Sin embargo, por alguna misteriosa razón, nos negamos a hacer una verdadera limpieza. Nos resistimos a hacerla pensando que vamos a desperdiciar oportunidades.

Seamos serios, hay razones poderosas para depurar sin miedo nuestra base de datos:

  • Cada dirección de correo nos esta costando dinero y esfuerzo.
  • Todo correo que no se abre nos está penalizando (el spam es un problema muy serio, tanto para el emisor como para el receptor).
  • Tu reputación virtual se verá seriamente dañada.

Por lo tanto, es preferible tener 100, 50, 10 suscriptores de calidad realmente interesados en tu servicio o producto, que miles de correos de desconocidos que les importa muy poco lo que podemos ofrecerles. Deshacernos de toda ese carga nos permitirá enfocarnos en nuestros verdaderos y potenciales clientes, podremos ser mucho más certeros en nuestras campañas y se nos abrirá una posibilidad real de negocio.

SEGMENTA

Una vez limpia nuestra base de datos podremos segmentar y afinar nuestra oferta al publico objetivo. No todo el mundo es igual ni tiene los mismos gustos o intereses. Con una buena segmentación cada emailing que realices llegará a las personas adecuadas e incrementará la probabilidad de venta.

SE CERTERO CON EL ASUNTO DE TUS EMAILS

El asunto de tus emails te abrirá o cerrará la puerta. Se trata de uno de los elementos de mayor importancia, tanto es así que en función de lo acertado del mismo puede variar de forma sustancial el resultado de tus campañas. Es lo primero que verán los usuarios en su bandeja de entrada, y por lo tanto, es fundamental dedicar especial atención a la hora de redactarlo.

Como sabes, el asunto en los gestores de correo es un campo editable que encabeza los correos y en el que podemos poner una palabra o frase que resuma el contenido de los mismo. El asunto es importante porque ayuda a los lectores a anticipar el contenido del mensaje, permite hacer futuras búsquedas y, si es contestado, permite al emisor saber del tema que trata.

Cuando recibimos cientos de correos electrónicos diarios, hacemos de forma rápida una criba y decidimos (sólo leyendo el remitente y el asunto), cuales serán los correos que leeremos primero, los que dejaremos para más tarde y aquellos que directamente descartaremos sin abrir. Por lo tanto, en solo unas pocas palabras, el asunto debe despertar la atención del usuario y darle motivos para abrir nuestro correo e interesarse por el contenido.

A la hora de redactar el asunto es conveniente reflexionar, tenemos que afrontar su redacción desde una postura creativa pero seria y rigurosa, ser certeros en cuanto al contenido pero a la vez seducir e inspirar. El receptor debe de encontrar en su lectura los motivos suficientes para abrir el mensaje y leerlo.

Es aconsejable huir de palabras como: promoción, descuento, oferta, ahorro, etc., son palabras que aunque potencialmente hacen referencia a algo que a casi todo el mundo le puede interesar, son términos que por su uso abusivo están agotados. Ademas, los filtros anti spam casi de forma automática los eliminan, lo que incrementa notablemente la posibilidad de que tus emails sean considerados spam.

PERSONALIZA TUS ENVIOS

A todos nos gusta que nos traten por nuestro nombre, que se dirijan a nosotros como seres individuales y únicos. Está de sobra demostrado que la respuesta de las personas es mucho más positiva cuando se las reconoce por su nombre. Rechazamos los mensajes genéricos y masivos, por eso el trato personalizado nos es mucho más agradable. Llama a la gente por su nombre y triunfaras.

Sin embargo deberemos de hacer un esfuerzo para ir mas allá del uso del nombre personalizado en nuestros comunicados, estamos hartos de ver como llega a nuestros buzones publicidad que no nos interesa lo más mínimo, que a pesar de llevar nuestro nombre plasmado en la cabecera de forma automatizada, el comunicado nada tiene que ver con nosotros y se nota a kilómetros que una máquina ha hecho el trabajo. Estos casos todavía molestan más porque a pesar de llevar el nombre personalizado, se ve que sólo es un nombre en el campo de una base de datos.

Por lo tanto es fundamental enriquecer la base de datos aportando cada vez más datos que nos permitan personalizar la oferta de forma real. Gustos, preferencias e intereses conectados de forma autentica con un nombre. La segmentación y la personalización son la piedra angular.

TEN CLARA LA ESTRUCTURA DE UN EMAIL

Si queremos que nuestras campañas sean más productivas y sacarles el máximo partido es conveniente que conozcamos la estructura interna de un email, las diferentes partes de las que consta y cual es el cometido de cada una ellas.

1. La cabecera y elementos corporativos

Es la parte superior de un email y es la que permite identificarnos. Aquí deberemos de utilizar los elementos necesarios para que esa identificación sea posible de forma rápida. Usaremos el logotipo, colores corporativos, eslogan, etc. Tu audiencia debe poder reconocerte de un solo vistazo.

En la parte superior de la cabecera, suele ponerse el link de versión web, que se trata de un enlace que permite ver el contenido de forma correcta en el caso de que el receptor tenga algún problema con su gestor de correos. Aunque cada vez es menos usado, ya que las diferentes plataformas de envío son cada día más eficientes y prácticamente logran la correcta visualización en cualquier entorno.

2. El cuerpo y el contenido

Se trata del espacio que contiene realmente el comunicado de nuestro email, el contenido que queremos transmitir a nuestra audiencia. Puede ser tan variado y diferente como empresas hay en el mundo, con artículos, productos, imágenes y textos muy diferentes.

Sea como sea, todos ellos tienen varias características en común que es conveniente respetar:

  • Imágenes: Las imágenes aportan de forma instantánea un valor que de otra manera es difícil transmitir en poco espacio y tiempo. Deben de ir a tamaño y resolución adecuados. Ten en cuenta que muchos gestores de correo bloquean el correo enviado cuando este supera un peso determinado, o puede hacer que la descarga sea excesivamente lenta.
  • Textos: Lo normal es no extenderse demasiado, proporcionar enlaces que remitan a nuestra web con información más detallada y de mayor extensión. No se trata de abrumar a tu audiencia, aunque en este punto hay diversidad de opiniones y de tácticas. Hay gente que le funciona bien mandar emails con millones de datos y enlaces. Tú decides.
  • Visual ordenado y atractivo: Parece una cosa evidente, pero sorprende ver como abundan páginas en las que es imposible encontrar nada y uno termina abandonándolas. La información correctamente ordenada, respetando jerarquías de contenidos, presentadas de una forma que sea fácil de leer y comprender, es vital para captar la atención y llevar a nuestra audiencia a dónde nos interesa.
  • Contenido principal: Es el mensaje principal que queremos comunicar. Por lo tanto es al que jerárquicamente debemos dar más importancia en tamaño de imágenes y extensión de texto.
  • Contenidos secundarios: Otro tipo de información que queramos trasladar a nuestra audiencia. Suele utilizarse en forma de breves con imágenes pequeñas y enlaces.
  • Llamadas a la acción: Suele consistir en una imagen y un texto que invita a que el receptor realice una acción determinada: comprar un producto, visitar nuestra página web, hacer una suscripción, etc. Las invitaciones a la acción funciona mejor cuando menos distracciones tiene el usuario. Lo ideal es que solo se pueda hacer una cosa; la acción que pretendemos o cerrar la página. Cuantas más opciones tenga el usuario menos posibilidades habrá de que realice dicha acción.

3. El pie y los datos del emisor

Se trata de la parte final del email y el lugar donde se aprovecha para colocar:

  • Datos de contacto: la información referente al emisor: datos de contacto, ubicación de la empresa, etc.
  • Redes Sociales: En el caso de tenerlas. Esenciales hoy en día para compartir contenidos
  • Botón para darse de baja. Imprescindible ponerlo en un lugar accesible y claro, si un cliente quiere darse de baja y no encuentra esta opción de forma rápida (algunas empresas ni siquiera lo ponen), el cliente probablemente marcará el correo como spam. Si esto ocurre a menudo, nuestra IP de correo puede bloquearse acarreándonos serios inconvenientes.

CONSULTA LAS ESTADÍSTICAS

Las plataformas de email marketing proporcionan estadísticas y datos enormemente valiosos de las campañas que realicemos, lo que permitirá analizar los resultados y determinar que diseños y contenidos funcionan mejor o peor.

Hay varios indicadores importantes que deberemos tener en cuenta:

1. Entregabilidad: Es el primer indicador que debemos estudiar, ¿cuantos usuarios recibieron el email del total de envíos? Una resultado bajo nos indica o una mala calidad de nuestra base de datos o problemas de reputación como remitentes. En este sentido podemos hablar de:

  • Rebotes duros: Son direcciones de corro electrónico que no han podido entregarse, ya sea porque la dirección o dominio del destinatario esta mal escrita o no existe, o porque el servidor de correo electrónico del destinatario ha bloqueado la entrega de forma permanente.
  • Rebotes suaves: Son fallos temporales en la entrega de una dirección, es decir, por alguna razón el correo electrónico no se entrega pero podría entregarse (el buzón del destinatario está lleno o el servidor caído, el mensaje es demasiado grande y el servidor lo bloquea, etc.).

2. Tasa de Aperturas: Hace referencia a la cantidad de usuarios que han recibido el mensaje y lo han abierto. Cuantas más aperturas mejor. En el caso de que tengas un porcentaje de aperturas bajo, deberás plantearte mejorar el asunto de tus campañas o hacer una limpieza en profundidad de tu base de datos. Ten en cuenta que la tasa de aperturas no indica el interés real que el usuario haya podido tener en el comunicado. Sólo indica que se ha abierto el correo, no que se haya leído.
3. Tasa de clics en los enlaces: Indica el número de usuarios que han recibido el email y han hecho clic en alguno de los enlaces. Si el número de clics es bajo, habrá que replantearse la estructura de tu email. Seguramente tus llamadas a la acción no están siendo eficaces por alguna razón. Cuando la tasa de clics es alta significa que estás logrando interactuar con tu audiencia.
La tasa de clics nos permite saber como está funcionando nuestro embudo de conversión y si los usuarios están accediendo a nuestra página de conversión.
5. Tasa de clics de aperturas: la tasa de clics de apertura nos indica la cantidad de veces que un email se abre y por lo tanto nos indica el grado de interés que despierta nuestro correo.
6. Tasa de conversión: Es el indicador que todos miramos ansiosos. La tasa de conversión indica el número de usuarios que realizan la acción que queremos que haga, en definitiva indica si se cumple el objetivo que nos hemos marcado.
7. Tasa de bajas: Es el porcentaje de personas que voluntariamente deciden que no les mandemos más envíos. Un volumen grande de bajas nos indica que tus campañas de mail marketing no están funcionando y están mal planteadas. Es un indicador nefasto que debemos atender y estudiar en profundidad.

PREPARA TUS ENVIOS PARA MÓVILES Y TABLETS

El ordenador de sobremesa ha dejado de ser el rey. La tendencia es multiplataforma con tamaños de pantalla muy diferentes entre sí: tablets, smartphones, televisores, etc. Por eso es imprescindible trabajar con diseños “responsive” que pueden visualizarse correctamente en cualquier formato.

Si nuestros envíos no se ven bien en todo tipo de dispositivos perderemos una parte importante de las visitas y en consecuencia parte de nuestros posibles clientes.

CREA LLAMADAS A LA ACCIÓN

Las llamadas a la acción o “call to action” se usan para lograr que nuestra audiencia realice una acción determinada. Tienen forma de botón o enlace, junto a un texto e imágenes con algún tipo de oferta. Permite conversiones para alcanzar los objetivos marcados. Las llamadas a la acción deben de remitir a una página especifica que resuelve el motivo que llevó al usuario ha hacer clic.

Las acciones más habituales son:

  • Visitar una sección especifica de nuestra web.
  • Completar datos de registro para mejorar nuestra base de datos.
  • Completar una transacción determinada.
  • Compra de un producto o un servicio.
  • Realizar una descarga (pdf, bono canjeable, etc.).
  • Realizar una prueba gratuita de un producto o servicio.
  • Suscribierse a un boletín de noticias, a un webinars, etc.

HAZ TESTING A/B

Todos los negocios son diferentes, lo que funciona a unos a otros puede no funcionarles. Por fortuna las plataformas de emailing nos permites hacer test A/B.

Los test A/B consisten en desarrollar y lanzar dos versiones de un mismo elemento y medir cuál funciona mejor. Es una prueba que nos sirve para optimizar una estrategia de email marketing o mejorar la efectividad de una landing page.

De esta forma podremos optimizar nuestros mensajes y obtener mejores resultados.

CONCLUSION

El email marketing es una herramienta poderosa para llegar a nuestra audiencia. Sus ventajas son claras:

  • Es una comunicación de tú a tú. Una comunicación no intrusiva.
  • Permite segmentar nuestra audiencia y personalizar nuestras campañas.
  • Es medible de forma casi inmediata.
  • Admite flexibilidad de formatos y tipo de comunicados.
  • Es económico comparado con otros medios.

Sin embargo, para lograr campañas eficaces debemos ser muy rigurosos en la aplicación de los puntos mencionados en este articulo. No existen formulas mágicas. El secreto de un buen email marketing reside en ser constantes, poner el foco de atención en el plan de marketing digital, no perder de vista los objetivos marcados, tener sentido común, estudiar las analíticas y actuar con criterio.

De esta forma forma, poco a poco, nuestras campañas cada vez tendrán mejores resultados.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Bahay Diseño y Comunicación
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de CDmon dentro de la UE. Ver política de privacidad de CDmon (https://www.cdmon.com/es/contratos/aviso-legal-y-politica-de-privacidad-de-datos).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.