¿Proyectas como profesional autónomo una imagen adecuada?

Según el Instituto Nacional de Estadística los trabajadores/as autónomos representan más de la mitad del tejido empresarial de este país, contando con las microempresas (de 1 a 9 asalariados), las cuales normalmente tienen al frente un autónomo o una sociedad administrada por un empresario autónomo, el porcentaje sube hasta el 90%.

Si eres uno de los más de tres millones de afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos que hay en España, uno de los que día a día desarrollan una actividad económica por su cuenta y que sufren en sus carnes uno de los sistemas impositivos más duros de Europa, eres un verdadero héroe…

Te habrás convertido en un trabajador inmune a las enfermedades y a demás de desarrollar tu actividad, serás relaciones publicas, economista, gestor, encargado de la limpieza, transportista y un largo etc.

Bromas a parte, como autónomo no solo tendrás que preocuparte de las condiciones laborales y fiscales que sufres, también tendrás que preocuparte de que tu volumen de facturación sea el adecuado a tu negocio. Por lo tanto, como autónomo no escapas a una de las necesidades empresariales más relevante del mundo de los negocios: la captación de clientes.

Una parte importante de tu actividad tendrá que enfocarse necesariamente en esa tarea, independientemente de que lleves años trabajando o acabes de empezar a desarrollar tu actividad. La búsqueda de clientes es una labor que tarde o temprano todos tenemos que afrontar.

En nuestro días, no podemos pensar en el desarrollo de un negocio o un producto sin pensar en las características del mercado, y en consecuencia en las estrategias adecuadas para llegar a nuestros clientes potenciales. El ser humano siempre ha intercambiado productos y servicios. Al principio, cuando aparecía un producto nuevo en el mercado, simplemente se comunicaba lo que era y para que servía, lo que el cliente obtenía con su adquisición. Pero la evolución de la actividad económica y el fuerte desarrollo económico del siglo XIX lo cambio todo. El auge de la producción de los años 50 y 60 trajo la super-especialización como manera de distinguirse y diferenciarse entre un mar de productos iguales. En los años 80 se paso del valor del producto, basado en sus diferencias consustanciales, al valor de las marcas, las cuales apostaron por proporcionar cualidades intangibles: libertad, felicidad, superación etc. Hoy por hoy los productos, marcas o servicios son presentados al consumidor como soportes vitales que le salvaran…, un asidero con el que poder enfrentar todos los temas que preocupan al ser humano.

Desde este contesto, la identidad visual que conforma cada negocio, producto, servicio, marca o actividad, es la expresión de la personalidad de la entidad que lo pone en marcha. Las empresas necesitan llagar a su audiencia, conectar con sus clientes y cómo hemos visto, ese universo especifico es determinante para garantizar el éxito de cualquier negocio.

Ya en el Antiguo Egipto los ganaderos marcaban a sus animales para distinguirlos del resto, los griego y romanos también lo hacían, y con el nacimiento de los gremios en la edad media, usar una iconografía como medio para distinguirse adquirió una gran notoriedad. De la necesidad de regular la actividad surgió una estricta normativa que obligaba a identificar los productos con algún signo que pudiera distinguir al artesano que lo había realizado. La necesidad de llegar a mercados más amplios para dar salida a la mayor capacidad de producción que la industrialización permitía, hizo que pronto los fabricantes se esforzaran en transmitir adecuadamente las bondades de sus productos y la confianza que los consumidores podían tener en ellos. pronto aprendieron a asociar otros valores como ya hemos contado como: seguridad, diversión, lujo, juventud, etc. Aparece así lo que conocemos como la gestión de marca. (monografías.com)

Nunca como hoy el universo simbólico que expresa visualmente lo que queremos comunicar ha sido tan importante y complejo. Entender lo que comunican los diferentes elementos gráficos que conforman nuestra identidad visual, y como funcionan entre sí, es fundamental para poder impulsar nuestro negocio en la dirección adecuada.

Por lo tanto, las preguntas que deberíamos de hacernos son:

En referencia a nosotros mismo:

¿Qué transmitimos como profesionales a través de los elementos que nos representan?
¿Qué queremos decir de nosotros mismos?
¿Qué estamos comunicando?
¿El conjunto de elementos de nuestra identidad visual es interpretable por nuestros clientes?
¿Tu imagen conecta contigo, con tu historia?

En referencia a nuestros clientes:

¿Tus clientes se sienten en sintonía con lo que representas?
¿Pueden interpretar tu identidad visual?
¿Tu identidad visual está acorde con las expectativas de tus clientes?

Estas preguntas son importantes para poder establecer una estrategia que te permita avanzar. Debemos tener claro que no disponer de una identidad y una imagen adecuada frenará el crecimiento de tu negocio.

Como autónomo es imprescindible que toda tu estrategia visual sea coherente:

1. Tu imagen corporativa como autónomo.
Es un elemento esencial. Cuando conocemos a alguien nuevo queremos que se lleve la mejor imagen posible de nosotros. Para los autónomos es esencial transmitir desde el minuto uno seriedad y profesionalidad. El diseño de tu imagen corporativa con un enfoque empresarial y centrada en lo que eres y haces, mejorará notablemente tu presencia frente a los demás.

2. Página web.
Internet te abre las puertas al mundo, pero para ello tendrás que construir una web creíble y acorde a las demandas de tu publico objetivo. Mostrar lo que haces y como lo haces, despejar dudas, facilitar la forma de contacto, en definitiva construir tu identidad en el mundo virtual.

3. Posicionamiento web.
De nada te sirve tener una web preciosa si nadie la ve, si estás en lo que llamamos el internet profundo, es decir, más allá de los primeros puestos de Google nadie te verá. El SEO es una pieza fundamental en tu estrategia.

4. Redes Sociales.
La cercanía y la capacidad de interactuar con tu audiencia en tiempo real tiene un valor incalculable. Estudia la red social que mejor se adapta a tu sector y establece una estrategia. Nos intentes gestionar todas a la vez porque te volverás loco.

5. Marketing digital.
La mayoría de los autónomos declaran que la manera principal con la que captan clientes es a través del boca a boca, pero reconozcamos que aunque el método es eficaz, resulta un poco limitado. El marketing digital te permitirá llegar a una audiencia mucho más amplia con una inversión pequeña.

CONCLUSIÓN

Si eres autónomo, tendrás que trabajar tu identidad para diferenciarte de tu competencia y trasladar correctamente al cliente tus valores y capacidades. El equilibrio entre las diferentes piezas que conforman los elemento de contacto con tu audiencia: imagen corporativa, página web, etc. y concordancia con tu personalidad y manera de trabajar, determinarán en gran medida tu crecimiento y éxito futuro.

Foto; Jakob Owens. Unsplash

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Bahay Diseño y Comunicación
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de CDmon dentro de la UE. Ver política de privacidad de CDmon (https://www.cdmon.com/es/contratos/aviso-legal-y-politica-de-privacidad-de-datos).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.