¿Sientes que estás dando “palos de ciego” con tu estrategia de marca?

¿Alguna vez has tenido la sensación de ir dando palos de ciego?, ¿has sentido que tu imagen no luce como la de tu competencia?, ¿que tu audiencia no es lo suficientemente amplia como para asegurar un flujo de ventas aceptable?, o como en el juego de la piñata, ¿has sentido que acertar o no es simplemente una cuestión de casualidad?

Estarás de acuerdo conmigo en que la gestión de marca no debería consistir en eso. No parece muy razonable que toda nuestra estrategia se reduzca a esperar que suene la flauta por casualidad, ¿no te parece?

Lo cierto es que si tienes un negocio, tienes una marca que habla de ti, aunque no le des importancia o no seas muy consciente de lo que transmite o como es percibida por la audiencia.

Tu negocio tiene unas características determinadas, lo has creado de una forma concreta, lo has puesto en marcha siguiendo unas pautas y criterios. Los problemas que se han ido presentando los has solucionando según tu forma de ser y personalidad y has ido construyendo un modelo que envía un mensaje determinado a tus clientes. La cuestión es, y esto es lo verdaderamente importante, si todo eso está en línea con lo que tu audiencia demanda, es lo más adecuado para relacionarte con ella, y es además, lo que tú deseas para ti y tu negocio.

Todos queremos que nuestra marca sea coherente, que tenga una imagen sólida y reconocible, que sea fiel a los atributos y valores inherentes a ella, y por supuesto, que venda cada vez más.

La verdad es que a veces nos vemos inmersos en una vorágine de recomendaciones, propuestas, sugerencias y todo tipo de reclamos que nos dice lo que tenemos que hacer o lo que no. Nos vemos atendiendo las indicaciones de de unos blogs u otros, siguiendo las recomendaciones de unos u otros expertos, y mientras, constatamos que muchas de las cosas que hacemos no tienen consistencia o tienen poca probabilidad de éxito. Titubeamos, dudamos y vamos sin un rumbo fijo…

La pregunta que deberíamos hacernos es:

¿cómo vamos a arreglar lo que no funciona, si no sabemos qué es eso que no funciona?

 

Muchos pequeñas empresas y emprendedores trabajan muy duro para sacar adelante sus negocios y sus marcas. A pesar de todo ese esfuerzo una gran cantidad de ellos no logran sus objetivos y sienten que nada de lo que hacen termina de darles la estabilidad y seguridad que tanto desean.

Cuando algo no funciona lo más sensato es pararse a reflexionar y analizar las causas. Averiguar la situación en la que nos encontramos en relación a nuestros clientes y consumidores y así poder determinar lo que se debe mejorar, nuestros puntos débiles y fortalezas.

A veces, la solución está mucho más cerca de lo que creemos. Si hacemos la preguntas adecuadas es fácil encontrar las respuestas.

Te propongo hacer completamente gratis un checklist para auditar tu marca. En este enlace encontrarás una guía gratuita que te permitirá paso a paso descubrir y analizar los puntos débiles de tu marca.

 

Para poder encontrar la solución a nuestros problemas es primordial escudriñar en lo esencial, en el porqué fundacional de nuestro negocio, en lo que nos llevo a crear la marca:

¿Quiénes somos?
¿Qué hacemos?
¿A qué nos dedicamos?
¿Cuál es nuestra razón de ser?
¿Quién es nuestro público objetivo?
¿Cuál es nuestra ventaja competitiva?
¿Qué nos diferencia de nuestros competidores?
¿A quien le interesa nuestro producto y por qué?
¿Cómo son nuestros clientes?
¿Por qué nos compra?

Todas estas preguntas no son fáciles de contestar, en realidad, cuando más sencilla son las preguntas más complicadas son las respuestas. Solo desde un análisis profundo podremos construir una marca fuerte que sea coherente, que tenga una imagen sólida y reconocible, que sea fiel a los atributos y valores inherentes a nuestra marca y por supuesto, que incremente nuestras ventas e ingresos.

Solo a través del análisis podremos implementar las mejoras necesarias para lograr

Que la audiencia nos recuerde más fácilmente.
Que nuestros mensajes y valores sean más claramente comunicados.
Que los clientes perciban una mayor profesionalidad y seriedad.
Que nuestra marca adquiera prestancia y significado.
Que nuestra cuenta de resultados mejore.

Y tu marca:

¿En qué situación se encuentra?
¿Cómo es?
¿La imagen que proyectas es la que deseas?
¿Es atractiva para tu audiencia?
¿El resultado es coherente con la esencia de tu negocio?

Empieza a poner las soluciones adecuadas. En este enlace encontrarás una guía gratuita que te permitirá paso a paso descubrir y analizar los puntos débiles de tu marca.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Bahay Diseño y Comunicación
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de CDmon dentro de la UE. Ver política de privacidad de CDmon (https://www.cdmon.com/es/contratos/aviso-legal-y-politica-de-privacidad-de-datos).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.